Buscar
  • José Ricardo Rosales

Valores y Principios. Parte 1. DIFERENCIAS

Actualizado: 10 de may de 2018

Los valores y principios en conjunto son parte importante de la probidad laboral, pero valor y principio no son lo mismo, ya que muestran características muy disímiles.

Nuestros valores y principios deben converger en un punto llamado Probidad

En la mayoría de las ocasiones manejamos de forma indistinta los conceptos Valor y Principio, generando prejuicios como los siguiente: "Alguien con mucho interés por el dinero puede por el mismo robar", "Por gustarle tanto el juego es capaz de faltar a su trabajo.", "El que apuesta es capaz de apostar dinero que no es suyo", y otros más que pueden llegar a ser discriminatorios.


Aunque puedan existir casos reales de estas aseveraciones, no son la regla que aplique a todos.


Cabe resaltar que todos esos prejuicios mencionados tienen un mensaje de previsión de riesgo, ya que plantean posibles conductas que causarán daño a otros o a la misma persona que realiza el acto; aunque la identificación de la causa sea falsa y sin evidencias.


Tampoco podemos asegurar que la falta de valores es raíz de malas conductas y viceversa, ya que alguien sin valores sociales ni religiosos puede ser siempre honrado; y alguien con una trayectoria estable de responsabilidad, inesperadamente puede faltar a su trabajo sólo por no querer ir; o un inversionista experto puede convertirse en un "adicto bursátil" y caer en una espiral de pérdidas similar a las de un ludópata adicto a las apuestas.


¿Cómo funcionan los valores y principios?

Los valores son una escala, los principios son reglas y normas. Ambos regulan la conducta, los primeros a través de ideales, los segundos con juicio y deber.

Sistema de Valores

Los valores son una escala que representa nuestros ideales de felicidad, y al mismo tiempo son el medio para alcanzarla. Son cualquier concepto tangible o intangible que nuestra identidad adopte: Familia, dinero; conocimiento; religión; poder; influencia social; cultura y arte; estilo de vida; Etc.


Los valores son un sistema porque se combinan e influyen entre ellos mismos e interactúan con el medio ambiente.


Los valores adoptados están organizados por grado de importancia y preponderancia (escala), y con el paso del tiempo van cambiando: Cambian grado de importancia y preponderancia entre ellos, y algunos salen por otros nuevos que son adoptados.


Los valores cambian conforme lo hace la condición social general: edad; estudios; nivel socio-económico, ambientes laboral, doméstico y familiar, Etc.; debido a que los valores pueden ser influenciados por uno a más de estos aspectos.


Los sistemas de valores contribuyen a la distinción e interacción social basada en la afinidad de valores. Y en los casos en que hay diferencias de valores, no existe razón por la cual no pueda haber una buena convivencia social, ya que la conducta también está regulada por los principios, como pudieran ser los de tolerancia y respeto.


Se podría decir entonces que los sistemas de valores son subjetivos y se asumen de forma relativa, ya sea individual o grupal.


Sistema de Principios

Los principios son un conjunto de reglas y normas diseñadas para mantener el bienestar de todos y la buena convivencia.


Son conceptos, directrices y códigos de conducta que dan el juicio que permite identificar y discernir entre lo que es bueno de lo malo. Se entiende por malo como todo aquello que causa un daño a otros y afecta a la buena convivencia.


Los principios son un sistema porque se combinan e influyen entre ellos mismos, e interactúan con el medio ambiente.


Los principios se conforman por reglas y normas, todas de igual importancia y pueden aplicarse de forma combinada y simultánea. Los principios no cambian con el paso del tiempo; por ejemplo: La honradez actual se exige de igual forma que antaño.


Tampoco los principios mudan por rasgos de la condición social: La honradez se exige igual a cualquier edad; lo mismo a cualquier situación laboral, social y económica; y de igual forma en cualquier lugar del planeta.


Los sistemas de principios contribuyen a la buena convivencia y a la conservación del bienestar de todos, por lo que al no cumplirse por tan sólo uno, se afecta a otros, iniciando en el grupo sensaciones de desconfianza y sentimientos de injusticia, lo que conllevarán a una mala convivencia, afectando desde los intereses, intenciones del colectivo social hasta el juicio sobre los principios.


A manera de ejemplo: ¿Qué sucede cuando en un grupo de trabajo hay alguien que roba? ¿Y si a otro integrante le roban? ¿Y si el que roba no recibe ni amonestación al ser descubierto o denunciado? ¿Y si todos los integrantes deben pagar las consecuencias por uno: el que roba?... ¿Habrá desconfianza mutua? ¿Emergerán sentimientos de injusticia? ¿En quiénes?


Hipotéticamente no debiera existir razón por la cual debiera darse una buena convivencia social entre unos que cumplen los principios con otros que no; pero en ocasiones se da porque no se entiende ni menos se defiende el gran valor que tienen los principios para todos los integrantes del grupo.


Lo anterior puede deberse a la influencia contraproducente que en ocasiones tienen los sistemas de valores personales y sociales, al darles mayor preponderancia que los principios.


En ningún momento debe considerarse discriminatorio el segregar a aquellos que no cumplen con los principios, ya que la falta de probidad nunca será debida a una condición de tipos económico-social; genero; edad; estudios; salud; nacionalidad, raza o etnia; Etc.


Por el contrario, pensar que las fallas en principios son debidas a determinadas condiciones de personas o de grupos sociales, contrae el riesgo de emitir prejuicios discriminatorios, tal como de discute al principio del artículo.

249 vistas

© 2003-2019 Grupo IDESOLEX, SA de CV.

La estructura de la información, temas, conceptos, definiciones y opiniones mostrados, así como los textos y documentos en que son integrados, son ideas originales de Grupo IDESOLEX SA de CV (EL AUTOR), por lo que queda prohibida su difusión no autorizada, según lo que establecen las leyes de Derechos de Autor, las cuales brindan a EL AUTOR todos los derechos de autoría y patrimoniales.